NOTA DEL DÍA: MAESTRO CERVECERO RECOMIENDA LOS ESTILOS DE CERVEZAS PARA ESTE OTOÑO

Con la llegada del otoño llega el cambio de estilos de cerveza. Atrás dejamos las más ligeras y refrescantes, para dar paso a las cervezas más robustas y con mayores grados de alcohol.

Kross_0401_05

En Chile afortunadamente contamos con una amplia variedad de cervezas perfectas para disfrutar de esta estación, por lo que Asbjorn Gerlach, co fundador y maestro cervecero de Cervecería Kross, nos entrega algunas recomendaciones de cuáles probar:

En primer lugar las cervezas estilo Märzen / Oktoberfest, una lager relativamente ligera, de claridad brillante, con una capa de espuma blanquecina y esponjosa, que le da un toque de elegancia. Posee notas florales y herbales, con un sabor a malta inicial que a menudo sugiere dulzor, pero con un final moderadamente seco.

En segundo lugar tenemos las Bock, cervezas de estilo lager fuerte que varían entre los 6° y 10°de alcohol. Tienen un intenso sabor a malta, predomina el color oscuro y un sabor escasamente lupuloso. De los derivados de este estilo está la Doppelbock, una cerveza también de color oscura y muy compleja debido a que no tiene olor ni sabor a lúpulo, pero se sienten las notas a caramelo y frutos secos, debido a al horneado extra que tiene la malta base. También está la Helles Bock y la Maibock, ambas de una tonalidad más clara. La primera de color dorado y la segunda de un color ámbar ligera. Estas cervezas, a diferencia de la Bock normal, tienen una dosis un poco más alta de lúpulo, lo que entrega más aroma y mejor balance.

En tercer lugar tenemos a las cervezas más oscuras. Hablamos de los estilos Porter y Stout. En el caso de la Porter, encontramos una cerveza de origen londinense, de alta fermentación. Posee un tono que puede ser marrón oscuro o claro, con una espuma agradable entre canela y blanco. En su sabor se pueden percibir las notas achocolatadas y a nuez.

En el caso de la Stout, favorita de muchos, es un tipo de cerveza de color casi negro, elaborada con malta de cebada tostada. Normalmente posee un sabor a grano un tanto amargo. Además, tiene un aroma a café torrefacto, chocolate, cacao, y a veces a humo. Ambas existen en variedades cuya graduación alcohólica puede variar entre los 4° y 10°. Estas últimas versiones muchas veces denominadas la versión “Imperial” del estilo.

Por último, está la Barleywine, una cerveza de tonos entre dorado y cobrizo, fuerte e intensa. Es un estilo de cerveza de guarda que mejora con el tiempo y puede tener un desarrollo positivo en botella hasta 5 o 6 años. Es de alta graduación alcohólica y en general de gran complejidad. En versiones jóvenes se nota mucho el amargor de lúpulo todavía y puede parecer desbalanceada, pero con el tiempo disminuye el amargor y da espacio para notas a frutos secos, caramelo, jerez u oporto.

Fuente: Comunicado prensa Cervecería Kross

Enhorabuena!

Anuncios

NOTA CERVECERA: FIDDLERS IRISH BAR & RESTAURANT Y SU VERSIÓN RENOVADA

dcec-bac-1

El pasado martes 06 del corriente fuimos atentamente invitados a la“reapertura” de este tradicional punto de encuentro y rincón cervecero de la agitada capital.

Con aires renovados –ampliación/nuevo espacio y ajuste de carta- Fiddlers dice presente a la ya exigente demanda cervecera que deambula por estos lados. De la mano de sus anfitriones, John O’Brien y Damien Keohan, esta seductora taberna celta invita a la concurrencia y a todos quienes deseen visitarla un momento íntimo y particular en la agitada ciudad capitalina.

www.amartinez.cl

Gentileza Fiddlers Irish Bar

Extensión de superficie, mejora de carta, mayor prolijidad en el servicio, disposición, fueron algunos de los aspectos que vivenciamos aquella velada. Música irlandesa en vivo y buena calidez, constituyeron el complemento idóneo a lo anterior y a una calurosa tarde que por estos días se deja caer.

Agradecemos el generoso convite extendido por la organización y a su permanente buena recepción.

Un lugar, sin duda, a frecuentar!

Larga vida a esta amena tasca irlandesa!

dcec-bac-20161206_200337

Ná Zdraví!!

https://www.facebook.com/fiddlers.cl/?fref=ts

http://www.fiddlers.cl/

Texto/Edición: DE COPA EN COPA/

Bárbara Alarcón Cortez/Andrés González-Cuadra.

Fotografías: Bárbara Alarcón Cortez

Fuente/fotografía: Comunicado de prensa  Fiddlers Irish Bar

Locación: Fiddlers Irish Bar & Restaurant, Dr. Barros Borgoño 13, Providencia, Santiago de Chile

©Copyright by DE COPA EN COPA. Todos los derechos reservados

NOTA DEL DÍA: KROSSBAR, UNA NUEVA PROPUESTA CERVECERA

Compartimos esta noticia!

Una nueva propuesta cervecera y gastronómica se inauguró hace unos días en el turístico Barrio Bellavista de la comuna de Providencia en  Santiago de Chile.

Lo que viene ampliar la oferta nacional de restaurantes especializados en cervezas, siendo una buena noticia para los paladares deseosos de nuevas variedades de buenas birras.

Ná Zdraví!!

KROSS

Comunicado de prensa

KrossBar es el nuevo espacio que la marca ofrece para los amantes de la cerveza que buscan testear los sabores artesanales; el sello Kross desde sus orígenes.

Esta apertura es parte de un plan piloto que busca iniciar nuevas experiencias con los consumidores, entre las que se incluyen encuentros con su dueño y una variada gastronomía.

Santiago de Chile, 30 de junio del 2016 – Con 60 marcas nacionales e internacionales y 16 alternativas de shops, Cervecerías Kross inaugura su más emblemático y esperado proyecto: el KrossBar Bellavista. La microcervecería -que comenzó como un emprendimiento- consolida una de sus más grandes aspiraciones, creando una atmósfera para experimentar y captar las diferentes tendencias de la industria, con el objetivo de dar mayores opciones a todos los fanáticos cerveceros.

Estamos muy contentos por la consagración de este importante proyecto. Buscamos crear un espacio único y especializado donde los amantes de la cerveza puedan disfrutar de la más amplia variedad de marcas artesanales, además de impulsar parte de nuestro ADN colaborativo invitando a diversas cervecerías a mostrar las novedades de sus productos, explica José Tomás Infante, Gerente General y co fundador de Cervecerías Kross.

Instalado en el barrio Bellavista, en Dardignac con Constitución, el nuevo bar ofrece una variada gastronomía, que contará con más de 50 platos diferentes y un menú con innovadoras secciones como sanguruchos, alargadas y rapiditos, entregando una perfecta combinación entre platos sencillos y el sabor artesanal de las cervezas.

IMG_4586

Queremos crear un lugar que sea la puerta de entrada hacia la educación del consumidor. Para esto, hemos puesto a disposición una gran variedad de platos y sugerencias de maridajes en nuestra carta, además de contar con garzones especializados quienes estarán capacitados para hacer las mejores recomendaciones a todos los fanáticos”, explica Leonardo Caiafa, maestro cervecero de Cervecerías Kross.

KrossBar presentará nuevos productos y series experimentales, en conjunto con novedades de mercado. Eventos como el “Encuentro con el maestro cervecero” y el “Maestro beerdinner” serán parte de las apuestas que generarán el encuentro entre diversas marcas nacionales, maestros cerveceros y el público quienes tendrán la oportunidad de compartir opiniones, consejos y recetas con el equipo creador de las diversas cervezas artesanales del nuevo local.

KrossBar Bellavista abrirá sus puertas al público el lunes 4 de julio y su horario de atención será de lunes a miércoles, de 12:30 a 01:00 hrs. y de jueves a sábado de 12:30 a 02:00 hrs.

KrossBar-55

Fuente: Comunicado de prensa Agencia e-press

DE COPA EN COPA.-

ENTREVISTA: NIGEL GALLAGHER, EL IRLANDÉS

 

Pronto,

Valparaíso,

marinero,

te olvidas

de las lágrimas,

vuelves

a colgar tus moradas,

a pintar puertas

verdes,

ventanas

amarillas,

todo

lo transformas en nave,

eres

la remedada proa

de un pequeño,

valeroso

navío.

( Fragmento de Oda a Valparaíso, Pablo Neruda)

bac. dcec 1

Los versos del poeta chileno citado reflejan a Valparaíso, tierra de amores marineros que van y vienen, latitud de ondulantes olas que nos invitan a experimentar la vida, donde vivir es pasión. Sí, Valparaíso posee esa pasión inagotable y es en ella donde mejor se retrata la figura de Nigel Patrick William Gallagher, dueño del bar El Irlandés, hombre entusiasta por esencia, oriundo de tierras remotas, que llega a nuestro puerto de la mano de la aventura. Ella, sumada al futuro que en aquella época se vislumbraba, ha contribuido –sin buscarlo- a transformar la escena cervecera nacional. Así, se suma a la historia de otro notable irlandés llegado a estos pagos, don Andrés Blest Maiben, quien fuera un destacado hombre de negocios y emprendedor, creador de la primera industria formal de cerveza en Chile.

Nos hemos trasladado hasta la ciudad puerto para entablar una conversación distendida, sincera y afable, con quien en el transcurso de más de 10 años ha sido un pionero en la introducción de cervezas de alta calidad para nuestro mercado cervecero.

Fue algo casual, en un principio no tenía interés alguno en llegar a esto, es decir, a ser dueño de un bar ni de quedarme en Chile. Conocía poco del país, sabía que era largo, con una historia complicada por un hombre que gobernó llamado Augusto Pinochet y que tenía un lugar de bellos paisajes denominado Patagonia, territorio donde existieron problemas con las fronteras. Digamos que tenía una idea poco definida de Chile. Jamás se me pasó por la mente quedarme, ya que no veía mucho potencial en desarrollar mi talento informático por estos lados. Hasta que me enamoré de una mujer chilena y fue ella quien con una pregunta sencilla, lo transformó todo: ¿Qué te gustaría hacer Nigel? Y me sorprendió. Hasta ese momento siempre había hecho lo que tenía que hacer, pero no lo que quería. Ella me dio el impulso y salté a lo desconocido”. Y así comienza el mítico bar “El Irlandés” y su historia.

Muchos podrán pensar que el nombre del lugar surgió fácilmente, casi de perogrullo. Mas no fue así. Nigel nos cuenta la anécdota: “En Irlanda, los bares están asociados al apellido del dueño y quisimos seguir la tradición. Pero el apellido Gallagher era/es difícil de pronunciar por estas tierras, surgiéndonos de esa manera la dificultad. Estábamos complicados, pensamos que esto no resultaría. Fue entonces cuando Teresa, mi señora, me dijo: ¿Cómo te llama la persona que trae el gas a casa?, ¿El irlandés, cierto?… ¿Cómo te dice la señora de la esquina que no puede pronunciar tu apellido?, ¿El irlandés verdad?…¿Y el vendedor de la tienda?. Y así, simplemente, surge el nombre”.

bac.dcec.2

La barra se inicia el año 2004, siendo su carta de navegación bastante clara: “No quería y no quiero un bar para gringos. Nuestro bar es una mezcla de Irlanda -mi tierra natal- y de las cosas buenas de Valparaíso”. El Irlandés se caracteriza por su ambiente acogedor y relajado. Añade Nigel: “Me crié en Coleraine, ciudad del norte irlandés, en donde el bar es un lugar para compartir y olvidarse del mundo, de los problemas”. Y de esta vivencia, Nigel extrae e importa un concepto que mantiene firme en su tasca: la baja luminosidad. Y esto tiene una razón de ser. Al respecto, nos explica “Busco algo acogedor, un bar no puede tener luz blanca, debe existir un relajo para el cliente. Uno debe entrar a otro mundo. Los problemas deben quedar fuera del local. Eso lo traje de Irlanda. Los bares allá así son, de luz tenue, lo que invita a conversar, a relajarte. Me ha costado hacer entender este concepto en Chile. Los administradores del bar buscan cambiar eso. Me alegan que no se puede apreciar ni leer bien la carta, que no se ven los rostros, etc, ¡como si existiera algo escondido!. A ello agrego y les señalo que un bar no puede ser todo blanco, con luz fluorescente. En un hospital no dan ganas de tomar una cerveza, de relajarse. Aquí sí. El bar debe ser como una cápsula, una locación que te permita sustraer de lo cotidiano. Así también, tampoco debe existir un reloj. El Irlandés es para disfrutar, pasarlo bien y eso lo quiero mantener. Yo este punto no lo transo. Un bar debe ser así”. Y ciertamente lo es, estamos al interior de éste, en su feudo y querida cantina, lugar que transporta por instantes a otros lares. El Irlandés es un ambiente distinto a tanto restaurant o bar conocido en Santiago y otras regiones de nuestro país. Tiene una atmósfera etérea, donde el tiempo y las horas se detienen, lo que sumado a una interesante conversación y unas buenas pintas, permite que la conversación fluya y se convierta en todo un privilegio para este medio.

Mi bar está orientado a público chileno, ese es el toque de Valparaíso. En Santiago, hay bares de estilo irlandés pero muchos chilenos no se sienten cómodos en ellos. Asimismo, hay otro grupo de chilenos que asisten a esos bares con el ánimo de ser un gringo más… Yo no quiero eso. Me interesa que los chilenos se sientan a gusto en este bar. En los bares irlandeses todos son bienvenidos, acá también, gringos y chilenos, pero –como digo- el bar está enfocado a público chileno. La mezcla hace especial al bar. La decoración, por ejemplo, tiene matices chilenos, el uso de durmientes en las sillas y en la barra son toques porteños”. Continuamos la plática comentando sus inicios: “He bebido mucha cerveza, litros y litros, pero en ese entonces, cuando comencé el bar, no tenía los conocimientos ni la experiencia de ahora. Había consumido mucha cerveza industrial”. Nos indica que en esos años el movimiento cervecero artesanal a nivel mundial era incipiente, por tanto, en sus estadías en lugares emblemáticos cerveceros, tales como California, no hubo mayor interés por su parte en lo concerniente al Craft Beer. Para Nigel, por tanto, la llegada a la cerveza artesanal también fue algo casual.

balarcon.DCEC

Mi idea era tener una buena barra con variedad de tragos. En ese entonces conocí al dueño de Cerveza del Puerto. Y al abrir el bar comencé vendiendo esa marca. Era la única cerveza artesanal de Valparaíso y, en realidad, por esos años, habían muy pocas marcas en Chile. Puedo nombrar a Kross, Szot. Y fue especial, ya que Cervecera del Puerto también estaba comenzando”. Transcurrido el tiempo, Nigel nos indica que comenzó a estudiar más el tema. Añadido a lo anterior, se inicia la llegada de algunos proveedores de cervezas importadas, en especial belgas e inglesas. “Quizás en mi calidad de informático, de analista, me era necesario saber por qué una cerveza era buena y la otra no. Así fue como inicié el proceso de entendimiento, cuestión que me permitió comprender qué productos me ofrecían los proveedores. Así también me di cuenta de la oferta en otros países y sugerí a estos proveedores que trajeran nuevos artículos, de calidad. ¿Resultado? Ellos me miraban como con cara de “no sabe de qué se trata esto”, son cervezas caras y no se venderán. Fue así que decidí la importación de cervezas”.

Nos acercamos al año 2007. La primera cerveza que importó a nuestro país fue de la marca estadounidense Rogue, recuerdo que le dibuja una sonrisa: “En un principio no tenía idea de los trámites de importación”. Fue un acontecimiento la llegada de esta cerveza a Chile. A esa fecha, se conocían en nuestro mercado cervecero algunas casas cerveceras belgas e inglesas, mas de América del Norte la línea de producción era desconocida para el paladar chileno. “Fue algo nuevo y la reacción del público fue sorprendente. A raíz de ello, “me picó el bichito” de la importación y me pregunté por qué no traer otras”. Alrededor del año 2009, Nigel nos comenta que le surgió la posibilidad de importación de cervezas danesas, constituyendo ese hecho el desembarco en Chile por vez primera de la afamada Mikkeller junto a otras cervezas de categoría mundial. Fue una determinación –relata- que contenía ventajas para su importe: la cercanía al mundo danés por lazos familiares, la cercanía con dicho idioma y la atracción del producto -por si mismo- para el mercado chileno. Así llegó la marca danesa a Chile para buen gusto de nuestros paladares, manteniéndose estas importaciones hasta el presente junto a otras cervecerías gitanas como es el caso de su compatriota To Ol.

El atardecer en Valparaíso comienza a asomarse y junto a ella arriban los primeros clientes al bar, jóvenes con aspecto decidido a beber buenas cervezas. En cuestión de minutos El Irlandés se colma. Poco espacio queda y algunos de los parroquianos observan a nuestro entrevistado con curiosidad y admiración. Saben quién es, un hombre longilíneo de simpática barba, cercano a sus clientes y preocupado por una esmerada atención. “Nuestra clientela es especializada, está dispuesta a descubrir nuevos sabores, siendo ésta una característica del bar desde sus inicios”. Agrega, “en Chile la gente se emborracha y en Irlanda también. La diferencia es que acá el que bebe es mal mirado, se les sanciona socialmente, no son respetados, en cambio en Irlanda digamos que sólo una cantidad muy pequeña de personas –por ejemplificar- no bebe, por lo tanto, no existe ese prejuicio en el ambiente. El interés por la cerveza en Chile está subiendo rápidamente y es más, cuando comencé no habían tantas personas que conocieran las cervezas artesanales. Hoy existen clientes que saben muy bien lo que piden. Por ejemplo, hay aquellos en que tú adviertes el conocimiento que tienen sobre la cerveza. Cuando uno nota que no son parte del mundo cervecero y te piden –por ejemplo- una IPA, uno dice algo nuevo está pasando. Las personas tienen definido lo que quieren”.

BALARCON.DCEC1

La presencia de Nigel Gallagher en la escena cervecera nacional ha sido de importancia capital en la apertura de nuevos sabores cerveceros. Muchos de los que están en el concierto patrio bebieron su primera IPA superlativa en El Irlandés. Un hombre con una visión clara de lo que es y debe ser el mercado cervecero. Una persona reservada, tranquila, de trato cortés, con opiniones francas, que sin buscar agradar a quien sea, cuenta lo que ve y siente del ruedo cervecero chileno.

Nuestro conocido entrevistado postula su visión: “En Chile, ¿Cuántas cervecerías habrá y, sin ánimo de ofensa, cuántos de ellas venden?. Es maravilloso que lo intenten. Muchos se fijan en el dinero y no en la calidad de la cerveza que expenden. Si hay mil cervecerías en el país, estimo cincuenta decentes. En eso estamos mal. Cierto es que somos nuevos en esto, pero dicha situación deberá frenarse cuando el cliente sepa más y sepa qué es genuinamente una American IPA. Entonces, no será posible vender mala cerveza. En este momento hay mucha palabrería y se entiende porque hay algunos que anhelan dinero fácil, intentando recuperar lo invertido. Existe una cantidad no menor que vende cerveza muy defectuosa”. Se detiene en lo concerniente a la educación cervecera y nos comenta: “Algunos establecimientos están bien, pero hay otros que quieren lucro fácil. En mi opinión no se puede hacer un curso de elaboración de cerveza en una tarde, es ridículo. Está bien que haya educación, pero que ella sea íntegra. Haga cerveza unas cien veces y después decida si tiene un producto a un nivel posible de venta. Si vas a hacer una IPA, prueba una verdadera, bien lograda IPA, ello para guiarse y seguir avanzando”.

¿Y qué opinión guarda Nigel de las competiciones cerveceras? Su pensamiento es catégorico. “No me han invitado a participar en algún evento evaluativo de cervezas. Pero en realidad -y con franqueza señala- no tengo mucha empatía con los certámenes que se realizan en Chile. He visto los resultados de ellos y no cuadran con mi experiencia, especialmente con cervezas ganadoras de medalla… Y no sólo lo digo yo, conozco personas que tienen buen paladar y, al conversar con ellas, opinan lo mismo. Entonces me preocupa mucho que cervezas que no son buenas ganen premios. Yo creo que se debe a varios factores: mal conocimiento de los estilos, mala clasificación de los mismos, poderío de las cervecerías competidoras, entre otras cosas. Si alguien me trae una cerveza con una medalla, me parece súper interesante, pero yo igual la probaré y veré si es buena o no. Cierto es que hay algunas competiciones mejores que otras. Además, existe otro problema. Tuve una experiencia en una competición en que gané con una cerveza extranjera y en la que también ganó otro importador con otro producto extranjero y luego ganó una cerveza chilena. Al recibir mi premio, alguien gritó “Sólo vale la chilena”… Fue feo, pero tenía razón, ya que no pueden en el mismo certámen comparar una cerveza extranjera con una chilena. Las cervezas europeas, las belgas por ejemplo, vienen con unos trescientos años de historia, siglos de diferencia y comparar y dar los premios análogos a una cerveza belga y a una chilena, a mi entender no cuadra, pero para los organizadores de los concursos al parecer no. Necesitamos comparar manzanas con manzanas. Esa estructura no está suficientemente pensada cuando hay certámenes. Creo que si eso cambiara, incentivaría al chileno a producir mejores cervezas. Porque hay gente en Chile que entiende, conoce, no son muchos, pero hay gente que sabe de cervezas”.

Llegamos al final de esta conversación y la noche estival porteña se instala en plenitud. Le planteamos a Nigel qué nos depara El Irlandés en el futuro. Al efecto, nos comenta con una inquietante tranquilidad y sinceridad. Parecemos estar frente a un capitán de barco que sabe que la navegación será difícil, pero que confía en su buena estrella para sortear los inconvenientes. “Nosotros estamos frustrados, pensando qué hacemos. Valparaíso está botado, está pasando por tiempos difíciles, no hay apoyo de ninguna forma y ello no solamente a mí me afecta. Hablo con otros dueños de locales y opinan lo mismo. El Irlandés seguirá, pero no sé si en esta ciudad. Un bar como el nuestro, siempre sujeto a mejoras, es un sueño lindo pero difícil de mantener en una urbe tan alicaída como está Valparaíso. Entonces si menos gente viene al puerto, menos vendrá al bar y la impresión de la ciudad para el chileno no es muy buena. Hay varios factores que influyen, tales como incendios, problemas económicos del país, entre otros. Entonces estamos luchando y batallando, pero ya estoy cansado. Y es por eso que estoy considerando otros proyectos. Amo Valparaíso, El Irlandés pertenece a esta ciudad, pero tengo 49 años y deseo que en algún momento las cosas funcionen solas. Es decir, creo que nunca voy a desear que funcionen solas, siempre voy a querer dirigir y entregar creatividad al negocio. Pero sí, me gustaría que los mecanismos diarios funcionen por su propia cuenta. Me preocupa, pero no quiero ser negativo. Hemos considerado otras ciudades, Santiago o Viña del Mar, mas la decisión de trasladarse es difícil”. Dicho lo anterior, nos comenta vislumbrando un horizonte con nuevos desafíos. “Estoy en un proyecto-tienda en Santiago, una boutique de cervezas que venderá cervezas y artículos relacionados con ella. La idea es contar con diversidad de productos. Me tomará un tiempo. Siempre pensamos en continuar con el bar y cuando éste funcione como deseo – imagino que en el futuro Chile mejorará económicamente – abrir la tienda”.

Nigel Gallagher es visionario. Lo mismo que lo llevó a salir de su tierra natal, lo invita ahora a soñar con una nueva aventura: instalar su propio Brewpub. “Quiero hacer mi propia cerveza. Será un sueño que combine la experiencia del bar, la importación y la tienda. Pero quiero armar algo que destaque. Yo quiero hacer algo bonito, diferente, único, bueno. En cuanto a mi equipo de trabajo, ya lo tengo visto. La pasión me mueve y soy porfiado”.

Por último, como es tradición en nuestras entrevistas, solicitamos a nuestro interlocutor la recomendación de algunas cervezas y restaurantes a visitar. Sin titubeos, afirma, “En cervezas, Mikkeller Sort Kaffe, estilo Black IPA, 9,2° abv, la marca Cantillon y la colaborativa Pop That Cherry, estilo Fruit Beer, 6,5° abv, trabajo de Lervig/Lindheim/Mikkeller. En restaurantes, Majestic comida india y 99 Restaurante, ambos en Santiago de Chile”.

BALARCON.DCEC2

NÁ ZDRAVÍ!!

Texto y Edición: Bárbara Alarcón Cortez – Andrés González-Cuadra.

Fotografías: Bárbara Alarcón Cortez

Locación: Bar El Irlandés, Blanco #1279, Valparaíso, Chile.

http://www.neruda.uchile.cl/obra/obraodaselementales9.html

Las expresiones vertidas en la publicación son de exclusiva responsabilidad del entrevistado

Copyright  by DE COPA EN COPA. Todos los derechos reservados

NOTICIA CERVECERA: “FERIA CERVEZA CHILENA EL IRLANDÉS”

Amigos!!

Compartimos esta notable iniciativa cervecera, invitación que realiza el bar “El Irlandés” desde nuestro querido puerto de Valparaíso, Chile.

Ná Zdraví!!

10342003_10152117312915496_3654426991163629888_n

 

Estimados/Estimadas: Queremos invitarlos a ser parte de la primera “Feria Cerveza Chilena El Irlandés”, una feria de cerveza diferente, porque esta armado por un grupo de personas con experiencia, conocimiento y pasión por la cerveza.
La ubicación será nuestro bar en Valparaíso desde las 11 horas, los días Domingo 6 y Lunes 7 Diciembre para aprovechar del fin de semana largo.
Estamos organizando una Cata a Ciega, separada en 2 categorías:
  • Maestro Cervecero Casero
  • Cervecería Profesional
Cada una catada por estilos definidos por el BJCP http://www.bjcp.org/intl/TEXTOS_BJCP.pdf
Si eres Maestro/Maestra Cervecero, aprovecha de esta oportunidad de mostrar sus talentos, y quizás ser reconocido por lo mismo.
El costo de inscripción por la cata será $10,000 por etiqueta. Por favor, avisar pronto su interés de inscribir cervezas y enviar/entregar 3 muestras por cada etiqueta a más tardar el Viernes 4 Diciembre.
Gracias por su apoyo. Espero que juntos podemos armar un evento donde el enfoque es más la calidad y la educación sobre cerveza que la venta masiva.
Pide tu ficha de inscripción por inbox, complétala y envíala junto al comprobante de deposito a: barelirlandes@gmail.com
Más información en:
Fuente/ fotografía: Comunicado de Bar “El Irlandés”
DE COPA EN COPA.-